¿EXISTE LA FÓRMULA DE LA FELICIDAD?

¿De quién y de qué depende? ¿Qué es la felicidad?

¿Existe La Fórmula de la Felicidad?

Esta es una de las preguntas que todos y todas nos hacemos más de una vez en nuestras vidas. La pregunta que ha tomado tanta relevancia en los tiempos que corren, y en esta etapa que nos está tocando vivir, la del COVID19.

Pero ¿Existe realmente una fórmula para ser feliz? ¿De qué y de quién depende?

¿Qué es la Felicidad?

El término Felicidad es uno de los conceptos más estudiados desde tiempos remotos. Filósofos como Aristóteles y Epicuro, entre otros muchos, ya estaban interesados por desvelar cual era la verdadera fórmula para alcanzar la felicidad.

Martín Seligman (Martin Seligman y la psicología positiva – La Mente es Maravillosa), padre de la Psicología Positiva, estudió la felicidad y estableció una fórmula con los componentes básicos para conseguirla de manera duradera y sostenible en el tiempo y que estoy convencida que te funcionará. La felicidad duradera (bienestar psicológico a largo plazo) (F) no aumenta simplemente proporcionando “estallidos de sentimientos positivos” como tener sexo, comer algo rico o ver una película excitante, sino que aplicando la fórmula será sostenible en el tiempo

Esta fórmula es F=R+C+V. Es decir, la felicidad duradera (F) equivale a un rango fijo de felicidad que depende de nuestra genética personal (R), junto con las circunstancias de la vida (C) y los comportamientos y maneras de pensar que son los factores que dependen de la propia voluntad (V).

Sonja Lyubomirsky (La ciencia de la felicidad, según una de sus mayores expertas: “Si nos obsesionamos con ser felices, frustramos el propósito” – Infobae), Doctora en Psicología social y de la personalidad, participante del estudio junto a Martin Seligman, nos dice que “la felicidad no es una meta a la que llegar, sino un estado emocional que cultivar”, la felicidad se practica. Esto conlleva trabajo y esfuerzo como cualquier cosa que queramos conseguir en la vida. Ella, además, nos establece los siguientes porcentajes:

  • (R) 50% del nivel de felicidad en una persona está determinado genéticamente
  • (C ) 10% depende de la situación y circunstancias de la vida
  • (V) 40% restante está sujeto a nuestro control. ¿Por qué no aprovecharlo a nuestro favor en los tiempos que corren?

Por lo que si tenemos en cuenta que parte de nuestra Felicidad depende de nuestra genética (R), otra parte depende de las circunstancias que en la mayoría de los casos no dependen de nosotros (C ), es importante que prestemos realmente atención a lo que depende de nuestra propia voluntad (V), que será en lo que podamos actuar y tomar acción para practicar esa felicidad tan anhelada por todos los seres humanos.

Un elemento determinante de estos factores de la voluntad será la forma como se experimentan los sentimientos sobre el pasado, la forma como se piensa hacia el futuro y la forma como se vivencia el presente, encauzando todas las emociones que nos produzca cada etapa hacia una dirección positiva.

Teniendo en cuenta nuestra propia voluntad, los estudios demuestran que la gente feliz es más optimista, tiene mejores relaciones, es más agradecida, tiende a hacer más ejercicio, tiende a perseguir metas significativas en su vida y tiende a ser más espiritual, entre otras cualidades, por lo que los investigadores han estudiado todas estas actividades, no solo como hábitos de la gente feliz, sino como prácticas concretas que todos podemos adoptar para ser más felices.

Por ejemplo, dar las gracias, saber perdonar, ser altruistas, vivir el presente, simplificar nuestra vida, cuidar de uno mismo,… son elecciones de nuestra propia voluntad que podemos hacer a nivel individual y que nos harán más felices a nosotros. Pero la felicidad no solo es buena para nosotros, sino que es algo bueno para el mundo. Cuando somos felices somos más generosos, más productivos, más creativos, incluso estamos más sanos, tenemos más energía, más posibilidades de perseguir un objetivo y tener éxito en ello, tenemos mejores relaciones, y tenemos más posibilidades de hacer amigos. Por eso, cuando somos felices no solo nos sentimos bien nosotros, además nuestras familias serán más felices, nuestros amigos y compañeros de trabajo también. ¡La felicidad no es solo algo personal, es buena para nuestras familias, nuestras comunidades, para todo el mundo!

Así que toma nota: La felicidad si la practicas puede ser muy contagiosa, vamos a contagiar el planeta de FELICIDAD, ¿te animas?

En SÜMASET trabajamos para ofrecerte el mejor servicio para ti y tu organización en materia de bienestar. Consulta todos los talleres, formaciones y proyectos que podemos hacer por ti. Llámanos al +34 628 71 80 31 y te ayudamos.

Raquel Valero

Experta en procesos de Bienestar

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario

Impulsamos tu bienestar y el de tu organización, de manera integral y sostenible. Escuchamos tus necesidades y co-creamos una solución, respetando tus valores y cultura organizacional, rompiendo así los paradigmas actuales.

 

Me gustaría suscribirme

Recibe avisos en tu correo cada vez que haya nuevas noticias!

Servicios